La necesaria adaptación al cambio en un entorno VUCA

En la cuarta sesión TIMMIS del curso 2019/20, alumnos y mentores siguieron avanzando hacia la meta, que no es otra que la generación de un modelo de negocio financiable en fase de preincubación empresarial. Para ello, continuaron trabajando con el modelo Canvas, de Alexander Osterwalder, como vía para identificar a sus socios clave y para definir cómo serán las relaciones con sus clientes. Establecer aspectos como, por ejemplo, si la relación con cada cliente va a ser puntual o a largo plazo, o si se va a ofrecer un servicio de atención al cliente, es esencial antes de poner en marcha cualquier proyecto.

Después de comentar estos aspectos en las reuniones de equipo, los participantes llevaron a cabo una dinámica diferente para experimentar el valor de trabajar unidos. En grupos de ocho o nueve personas, debían ser capaces de mover un aro desde una altura de aproximadamente metro y medio hasta el suelo, ayudándose únicamente de sus dedos índice. Sólo una buena organización, sincronización y coordinación podían asegurar el éxito de un trabajo que debía hacerse en equipo.

A continuación de este ejercicio, alumnos y mentores reflexionaron sobre la capacidad de adaptación al cambio y los porqués de la resistencia al mismo que a menudo experimentamos. Determinados aspectos como el miedo a lo desconocido, el confort, o la incertidumbre ejercen como obstáculos a la hora de lograr desenvolvernos en un entorno diferente al habitual. En este sentido, aprendieron que la resiliencia, esa capacidad de permanecer flexible y fuerte en medio de la ambigüedad y el cambio, es la mejor actitud en momentos de adaptación a realidades nuevas o que han cambiado.

En este sentido, y teniendo en cuenta de que los equipos TIMMIS nacen con el propósito de desenvolverse en un mercado global, generando un modelo de negocio a nivel internacional –como indica la segunda I de TIMMIS– exportable a cualquier parte del mundo, los modelos de negocio han de estar preparados no solo para adaptarse a los cambios, sino para hacerlo en un entorno VUCA como el que se mueven las organizaciones actualmente. Este entorno VUCA está, como indican sus siglas en inglés, caracterizado por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad.

Para experimentar esta adaptación que un modelo de negocio con visión internacional debe realizar a la hora de implementarse en otros países, los participantes en la cuarta sesión TIMMIS del curso llevaron a cabo otra dinámica para cerrar la sesión. Divididos en cuatro grupos, debían crear entre todos las figuras de las banderas de diferentes países. Así, cada uno a su manera, porque cada grupo encuentra su propia manera de adaptarse a las circunstancias, formaron el círculo de la bandera de Japón, la estrella de la de Myanmar o la cruz de la de Suiza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *