Un modelo de negocio en perspectiva

La sexta sesión TIMMIS del curso 2019/20 fue diferente para los alumnos de la Universidad de Valladolid. Si en la primera sesión, el 10 de octubre, sus compañeros del Instituto Politécnico de Bragança se trasladaron hasta la capital vallisoletana para compartir con ellos las actividades llevadas a cabo ese día, en esta ocasión fueron los estudiantes de la UVa los que viajaron a la localidad portuguesa para participar en una sesión conjunta con el IPB.

En esta sesión mixta, los alumnos y mentores participantes trabajaron en crear una maqueta en tres dimensiones que representase su propio modelo de negocio. En ella debían aparecer sus socios clave, sus proveedores, sus clientes… En esta dinámica, la forma en la que cada grupo dispone los elementos refleja aspectos como la manera de interpretar las relaciones con sus socios o la comunicación con sus clientes. Plastilina, pajitas, lana o bloques de madera sirvieron para modelar esta representación de su modelo de negocio.

Una vez elaborada la maqueta, los participantes pudieron comprobar cómo se veía desde diferentes perspectivas. Así, la analizaron desde cuatro orientaciones diferentes (este, sur, oeste y norte) para reflexionar en cada una de las posiciones sobre diferentes preguntas: qué es lo que más nos gusta de la maqueta, quién tiene más poder en ella, cómo de lejos están los clientes y los proveedores, qué es lo que dificulta las relaciones…

Una vez realizado esta reflexión que servía para conocer mejor el modelo de negocio, los equipos dispusieron de unos minutos para realizar las modificaciones que estimasen oportunas a la vista del análisis y con el fin de asegurar que el modelo prospere o, tal vez, para dejarlo como estaba si el equipo se sentía seguro de que como estaba iba a funcionar.

Con el modelo definitivo, los equipos fueron uno por uno presentando a los demás participantes la maqueta y el proyecto sobre el que están trabajando estos meses, con técnicas como la del storytelling.

Para finalizar, los participantes en la tercera convocatoria del proyecto TIMMIS cerraron la última sesión de desarrollo con otro guiño a la primera del curso. Si en aquella sesión del 10 de octubre los participantes españoles y portugueses tejieron en Valladolid una red mientras resumían sus sensaciones en una sola palabra, en Bragança, en la última de las seis sesiones, los alumnos del IPB y la UVa volvieron a tejer una red similar resumiendo en una palabra lo que han aprendido en las sesiones de desarrollo TIMMIS y las sensaciones con respecto a lo que les queda por delante. Y es que el camino es largo, y no ha hecho más que empezar. ¡Adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *